Bayern Múnich, campeón de la Champions League

Fútbol, Champions League

El Bayern Múnich se coronó campeón de la Champions League tras vencer 2-1 al Borussia Dortmund en Wembley.

Bayern Múnich, campeón de la Champions League
Foto: Página oficial UEFA

Noventa mil personas esperaban sentadas en Wembley, millones alrededor de todo el mundo frente a sus televisores. Era el partido más importante del año (puesto que no había Mundial de fútbol), la final de la Champions League, donde el arte, la garra y el sudor se mezclan y entregan uno de los mayores espectáculos deportivos del mundo.

En esta ocasión se enfrentaban, por primera vez en la historia, dos equipos alemanes: El Bayern Múnich, cuatro veces campeón de la Champions League (1974-74, 1974-75, 1975-76 y 2000-01); y el Borussia Dortmund, que levantó la ‘Orejona’ en la temporada 1996-97.

El Bayern Múnich sabía que era el favorito, sin embargo, tenía el mal precedente de perder las finales de la Champions de 2009-10 (frente al Inter de Milán, 2-0) y la de 2011-12 (con el Chelsea, por penales), pero por otro lado, no había perdido ningún partido contra el Borussia Dortmund durante la actual temporada.

Al minuto 13 salió el primer grito de la tribuna cuando Robert Lewandowski, el letal delantero del Borussia Dortmund, disparó desde afuera del área y Neuer tuvo que despejar al tiro de esquina. 60 segundos después Blaszczykowski (o ‘Kuba’, como le dicen para no complicarse con su extenso apellido) disparó a metro y medio del arco, pero una vez más el arquero del Bayern Múnich mostró sus reflejos de felino y  salvó de nuevo a su equipo.

El Borussia Dortmund seguía teniendo las mejores opciones, en el 18’ Reus escapó velozmente de la defensa y disparó al arco, pero una vez más (esta vez sin tanta espectacularidad como las dos veces anteriores) Neuer detuvo el balón- El Bayern Múnich la pasaba mal y por la mente de sus hinchas podía reaparecer el fantasma que les negó levantar la Champions en los últimos tres años.

Tres minutos después el Borussia Dortmund volvió a tener otra oportunidad, esta vez en el pie derecho de Bender, que intentó pegarle con rosca, pero el balón llegó una vez más a las manos de Manuel Neuer. El Bayern Múnich estaba nervioso, y Ribery lo demostró en el 25 cuando le pegó un codazo en la cara a Lewandowski, pero el árbitro le perdonó la roja (ni siquiera lo amonestó).

Codazo de Ribery a Lewandowski por DaniDV

Inmediatamente después de la polémica jugada, Mandzukic cabeceó el balón, tras un centro de Ribery, y Weidenfeller respondió lanzando el balón afuera. El cobro del tiro de esquina encontró la cabeza del español Javi Martínez, quien envió el balón a escasos centímetros del palo horizontal.

Remate de Mandzukic y para Weidenfeller por DaniDV

El Bayern Múnich parecía reaccionar, y a la media hora Robben llegó solo frente al arquero del Borussia Dortmund, pero, como ha pasado en ocasiones anteriores como la final de la Champions del año pasado o el Mundial de 2010, el holandés no supo definir.

Weidenfeller tapa el disparo de Robben por DaniDV

En el 34’ fue Lewandowski el que quedó solo frente a Neuer, pero una vez más el arquero del Bayern Múnich se disfrazó de Superman y salvó a su equipo. Dos minutos después Robben tuvo otras dos oportunidades, y Muller cabeceó un centro de esquina que pasó rozando el palo.

Neuer detiene el chut de Lewandowski por DaniDV

Y a tres minutos para el final, Robben falló otra ocasión increíble tras estar frente a Weidenfeller, el holandés (que parece tener una maldición en las finales) disparó pero lanzó el balón a la cara del arquero del Borussia Dortmund cuyos hinchas volvían a respirar mientras le agradecían al número 10 del Bayern Múnich que les perdonara la vida en las dos ocasiones más claras del primer tiempo.

La intensidad del partido disminuyó en los primeros minutos del primer tiempo, hasta que en el 59’ Ribery filtró brillantemente el balón entre tres defensores del Borussia Dortmund para Robben, el holandés en vez de disparar erradamente pasó a Mandzukic (que había tenido una oportunidad minutos antes con un débil cabezazo) y el delantero puso arriba al Bayern Múnich.

El Borussia Dortmund se puso nervioso, pero no se asustó y empezó a buscar el empate, y la suerte le sonrió en el minuto 66 cuando Dante, de manera imprudente pero sin mala intención, levantó el pie en el área y le hizo falta a Reus. Penal que cobró Gundogan y empató el partido. Tan solo dos minutos después Hummels pudo remontar cuando quedó frente al arco, en el borde del área, pero su remate se fue por arriba.

Luego fue Subotic quien se disfrazó de héroe (de Superman o incluso Batman, si quieren). Muller sacó a pasear a Weidenfeller, disparó al arco que parecía solo, pero el defensa del Borussia Dortmund apareció como un rayo y sacó el balón. Minutos después Weidenfeller sacó un portente remate de Alaba. La final de la Champions era una obra magistral de fútbol ofensivo.

Subotic salva el gol de Muller por DaniDV

Cerca del final de los 90 minutos Schweinsteiger disparó por primera vez al arco, con su pierna izquierda sacó un remate potente, como es costumbre del alemán, pero una vez más Wiendefeller evitó el gol del Bayern Múnich.

El Borussia Dortmund sufría demasiado, y parecía que en cualquier momento iba a perder el partido. Y fue en el 89’ cuando Robben, tras un gran taco de Ribery, rompió su maldición en las finales y marcó el gol definitivo de la final, que rompió la maldición del holandés en las finales y del Bayern Múnich en las más recientes Champions.

Comentarios

  • Únete a nuestra comunidad: